jueves, 2 de noviembre de 2017

El flautista de Hamelín

El cuento relata como un flautista con su música libra a la población de Hamelín de ratas a cambio de una recompensa, y como no se la dan, hace lo mismo con los niños, que nunca vuelven a aparecer.

En Cataluña, el flautista y las ratas, no solo disfrutaban de la recompensa que el pueblo les cedió, al son de la música, que parecía obnubilar a todos, querían más, querían a los niños, y a muchos se los llevaron, y ahí estaban, llenando plazas y haciendo cadenas humanas, en la primera fila, como vimos el 1 de octubre, cuando no hubo más remedio, que ir a salvar a Cataluña de las ratas, y seguía la música, por si sonaba la flauta.

Pero antes como ahora, el Rey era el único garante de la ley, entre los abusos de los poderosos y el pueblo catalán. La música empezó a desafinar, las ratas que tocaban la flauta, dejaron de aparecer como bellos caballeros y bellas damas, y nos encontramos con la foto de las chicas de la Cup, con Forcadel, con Junqueras y con el flautista mayor, Puigdemont.

Empezaron a salir los ciudadanos, miembros como todos sus ascendientes desde hace siglos de la Nación española, con Banderas españolas, ¡¡Prodigio!! y se fue la nube, y se irá disipando, y poco a poco, la gente verá ratas, donde había ratas, donde olía a ratas, que no eran Ratatuille, ni el ratón Mickey, ni estas ratas son las víctimas de los Nazis de Maus, ni Gerónimo Stilton, ni nada de eso, estas ratas llevaban años llevándose el dinero a Andorra, a Francia, a Italia, unos se decían republicanos, otros antisistema, algunos hasta se decían moderados, mientras vivían de hacer que más de la mitad de sus conciudadanos se sintieran extranjeros, después de 50 años viviendo y trabajando en Cataluña y para Cataluña, que muchos aún hoy no se atreven a hablar catalán para que no les afeen, esas ratas, que muchos han visto como se llevaban a sus hijos con la música y ahora sus nietos, no quieren saber de sus abuelos andaluces, para no ver que su odio al español es estúpido y suicida.

A tanto niño enloquecido con la estelada, con el gran deseo de hacer de la Cataluña industrial, industriosa, rica y próspera una isla de Cuba, empobrecida hasta el límite, envilecida hasta la vergüenza, dictatorial, totalitaria, al son de la música.

Y en un último acto, del proceso independentista de este año, la rata flautista de Hamelín, salió huyendo, dejando el barco al pairo, y si tenía un mandato, y si era irrevocable, y si todo el pueblo lo anhelaba, y si los niños lloraban por esa nación, ¿Por qué se fue?

Porque todo era falso, una farsa, una burla de prostíbulo, donde rufianes, depravados, ladrones se hacían los hombres y mujeres de honor, por nuestra culpa, de haber dejado que eso pasase y creciese, que toda esa gentuza, llevara e hiciera suya la Señal Real, del linaje de los reyes de Aragón.

lunes, 23 de octubre de 2017

Los derechos históricos

En España. la Historia y los historiadores, tienen mala fama, muchas veces con razón, ya que suelen tener apellidos, profesor en tal universidad, de la institución que contrata, y mucho de lo que se enseña, obedece a un poder, pero aquí, no obedecen ni a la verdad histórica ni al bien común.

Demasiadas instituciones y gran parte del sector educativo, no trabajan para el bien común, ni siquiera, para la ley, que juran cuando hacen del cargo un modo de vida vitalicio.

Así, de las universidades y de los institutos españoles salen miles y miles, millones de bolcheviques, de nacionalistas identitarios y supremacistas, anarquistas e ignorantes varios que aborrecen España, que todo lo bueno de España, les suena a fascista, a atraso, a imposición y la nueva leyenda negra y la vieja, se pueden escuchar constantemente en televisión, en radio, leer en los periódicos, y en algunos libros que venden estos difamadores, no tantos como querrían, porque aún, los que quieren saber no buscan en la propaganda soviética, aunque cuesta buscar, hay que ir con cuidado, porque algunos que se dicen escépticos, dan por buenos unos datos, que no soportan una mínima crítica.

Y pasado el tiempo, hemos llegado a que en Cataluña, unos estúpidos descendientes del emigrante valeroso y trabajador andaluz, extremeño, castellano, gallego y asturiano, crean que los derechos históricos de unas provincias españolas los detentan los descendientes de los labriegos de la zona o de otros inmigrantes que llegaron antes, porque hablan mejor catalán, o porque el apellido elegido hace una, dos o tres generaciones suena mejor, más fetén, y además con la bonanza de la posguerra franquista, pudieron estudiar en mejores colegios, como los privilegiados del bando franquista, al que pertenecían, pero hoy aborrecen, por fachas y españolistas. Este ya lo hemos visto en el País Vasco, herederos de Sabino Arana, inspirado en los nacionalistas catalanes, y así, retroalimentados con odio y pereza intelectual, con una formación torcida, se hacen fotos con Otegui, mientras se les llena la boca de DEMOCRACIA, DIÁLOGO, lo hemos votado, y no recuerdan que también se votó a Hitler, también Hugo Chávez y Maduro son elegidos con esas urnas llenas, donde el 110% del censo y 120% votan a favor sí o sí. Y con eso, después se llenan la boca, como Podemos de la palabra LEGITIMIDAD. Cuando es simplemente PROPAGANDA, estilo Goebbels, un maestro para el coleta, para la Sexta y los nacionalistas.

Pero aunque repitas muchas veces, que los derechos históricos de Cataluña son de los nacionalistas.

Hasta el más tonto en España, debería saber que los derechos históricos de España, los tiene la Nación española y su Rey. "La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:
Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

Establecer una sociedad democrática avanzada, y

Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente CONSTITUCIÓN.

TÍTULO II: De la Corona. Artículo 56:

1. El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.

2. Su título es el de Rey de España y podrá utilizar los demás que correspondan a la Corona.

Artículo 57. 1. La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía HISTÓRICA.

Pues bien, el Rey, don Felipe VI, ha hablado: “Ningún proyecto de progreso y libertad se sustenta en la desafección, ni en la división –siempre dolorosa y desgarradora– de la sociedad, de las familias y de los amigos; y ningún proyecto puede conducir al aislamiento o al empobrecimiento de un pueblo”

lunes, 12 de septiembre de 2016

Españolear

El discurso histórico, es un discurso civilizador, es cierto que tiene algo de estilo literario, y de convencionalismo, dependiendo del momento del que se escribe, también del partido del historiador, pero en suma, busca justificar un pasado y objetivar un futuro en una comunidad, así desde las primeras crónicas, hasta la actualidad.

En el caso de España, el discurso se articula en tres periodos antes del discurso propiamente dicho (Protohistoria, Hispania romana y visigoda), y después viene el discurso, articulado en una Reconquista-Formación de Reinos Cristianos, con una explicación de Al Ándalus, cada vez mayor, ya que en los últimos tiempos, la fuerza del discurso de España se ha debilitado y los “progresistas” se muestran entusiasmados con el Islam, mientras que bromean con España, jajaja.

Un Islam, que en muchos países aplica la pena de muerte a homosexuales, el maltrato a las mujeres, en otros directamente, no existe más ley que unas normas religiosas administradas por analfabetos que secuestran y violan a niñas, jajaja, y asesinan cristianos (y cristianas, hombres y mujeres, niños y niñas) por serlo, como los comunistas de la Guerra Civil (ejemplo podemita de demócratas, jajaja), y seguimos, jajaja.

Este discurso, culmina con los Reyes Católicos, la unión de reinos, el Imperio, América, un pasado que nos iguala a las grandes civilizaciones que ha habido en la Historia en muchos libros de texto del mundo, pero que en España, se atiende más a lo malo que a lo bueno, pero el discurso sigue y llegamos a la Guerra de la Independencia, donde tenemos cada día más afrancesados, ya que hoy en día, aceptamos todos el liberalismo (más o menos), la Constitución (más o menos) y se alaba la desamortización, que yo considero desastrosa, pasamos todos a ser ciudadanos iguales ante la ley y solo el dinero nos separa, el carguito o el puestecito, libertad de oportunidades a la española, bien, estupendo, pero pese a ello, ese proceso generó a unos exaltados, que han ido heredando una negatividad cercana a la traición, hasta nuestros días, que añadido a la propaganda comunista de la Guerra Civil y después ha cristalizado en un lugar donde ser nacionalista está bien visto, si es contra España, pero del sentimiento nacional del resto solo es para mofarse, o llamarlo facha.

En la Transición, se justificó por el exceso de identificación del Régimen de Franco con la idea de España, cosa que es curioso que se use como excusa, de hecho, es un elogio, justo el contrario, que recibieron en su día los afrancesados, que compartían ideas políticas con los invasores franceses y esa identificación, fue su ruina, la del liberalismo español, y quizá la de la convivencia de las generaciones futuras, pues esos exaltados identificaron España con no compartir enteramente el ideario francés y el sentimiento español.

Pese a los exaltados, se desarrolló un relato histórico ciudadano, un discurso liberal desarrollado por Modesto Lafuente y otros, pero que no llegó a calar en la generalidad, porque siempre hubo desde ese 1814, cuando se intenta un acuerdo intermedio, y a partir de ahí, se llama facha (o similar, realista, servil, reaccionario,…) al que no acepta la idea más radical del liberalismo o de sus hijos radicales, republicanos, comunistas, para llegar a los podemitas y muchos izquierdistas variados (extravagantes como decía el recientemente fallecido gran filósofo, Gustavo Bueno), planteando para los estudiosos, algo que conocemos como el “Problema de España”, y provocando un problema para la convivencia de las generaciones futuras, que de tiempo en tiempo, vuelven a enfrentar a los españoles que les parece todo malo lo de España, contra los que simplemente se sienten españoles y no comprendemos esa negación y esa mofa.

Que en España, hay muchas cosas mejorables, nadie lo duda, que los políticos actuales, son bastante mediocres, tampoco hay mucha objeción en eso, pero de ahí a invalidar el sistema, la Constitución y el ser mismo de la Nación, es un error que los exaltados actuales nos quieren imponer, con soluciones de siglos pasados, con discursos vacíos de futuro y suicidas, con tal de negar a España, falseando datos antes como ahora, hablando de un atraso endémico, falso antes como ahora, para subvertir la convivencia.

Un ejemplo decimonónico de lo que digo, fue la desamortización señorial, donde apelando a las mercedes enriqueñas o a la carencia de papeles que justificasen la propiedad señorial, el Estado liberal, expropió a miles de pequeños propietarios rurales, que en Inglaterra fueron los responsables de la industrialización y capitalización del país y que aquí pasaron a buscarse la vida en la Administración del Estado, ese Estado que creó los Ayuntamientos con esos terrenos que pasaron a ser comunales o ser vendidos al mejor postor, que en Andalucía, aumentó el tamaño de las propiedades de los latifundistas, esos grandes títulos, que pasaron a ser los únicos nobles que quedaron oficialmente, y que no mucho después dominaban el voto, junto a los enriquecidos a la sombra del poder liberal, conocido el sistema como Caciquismo, que muy bien estudió Tussell (1945 – 2005). Así con un desafuero se crearon varios, como recientemente hemos visto, Alcaldes que han especulado con terrenos rústicos convertidos en urbanizables, que nadie consideraba suyos, porque realmente no lo eran.

Pero esto quizá no fue lo peor, lo peor es que los españoles renunciaron a su pasado, como si las huestes de Alfonso VI, que tomaron Madrid y Toledo por las armas, o las tropas de Fernando III, sus caballeros que conquistaron Andalucía, que fundaron sus conventos, sus iglesias, construyeron puentes y castillos, que la conquista de Murcia y Mallorca por Jaime I, fueran único patrimonio de la Monarquía, o que las dos grandes casas ducales latifundistas fueran las únicas herederas de un pasado común, colectivo, con derecho a usar, las armas y los escudos, que ganaron grandes clanes, de los que miles, quizá millones de españoles descienden, pero por éstos y otros motivos han perdido el sentimiento de pertenencia y orgullo de ser lo que somos. Cuando, nuestras naciones hermanas, Portugal y todas las del Centro y Sur de América se sienten orgullosas de ser descendientes de aquéllos, de los que también nosotros descendemos.

Volver a creer en un discurso común es vital para nuestro futuro, pero mientras la Historia que se enseña en colegios y universidades está dirigida por esos parásitos de nuestra Nación, por los odiadores oficiales, no tendremos futuro y estaremos en manos de terroristas islámicos, disgregantes y falsos profetas, y ¡hala! A seguir poniendo jajajas.

lunes, 8 de febrero de 2016

Pues sí

Pues sí, somos como los griegos, todavía no hemos llegado, pero sí, ahora estamos como los italianos, no hay quién nos gobierne. Genial.

Seguimos con la memoria histórica, quitando placas de cementerios y monolitos de carretera, alguna calle que otra y ya está, la Guerra Civil española, la ganó el Frente Popular. Genial también.

Los aragoneses, que crearon Neopatria, una parte de ellos, al menos, en ello siguen, y si lo consiguen serán los primeros y más parecidos a los griegos, muy bien. Genial.

Lo que quiero decir es que mi opinión anterior era equivocada, que cada vez entiendo menos el mundo actual, y la verdad de España, es que hay que ser corrupto, hipster, radical, trepa, acomodaticio e indolente, y ande yo caliente,...Que total, si te pillan, serán pocos años, quizá ninguno, y luego puedes ir a un programa reallity, con la máquina de la verdad, que diga que mientes como un descosido, pero ingresando,...

Y si la Constitución está bastante bien, pero no se cumple, no pasa nada, si en realidad, el país tiene futuro, gracias a la gente normal, pues que salga, y si no, para que nos vamos a preocupar. ¡Hala! a disfrutar, que son dos días.

Ante el futuro que nos espera, lo mejor es irse comprando una boina como las de los bolivarianos de Venezuela, y gritar por las calles. ¡claro que podemos! Y así en famélica legión, conseguiremos tener un puestecito público, denunciando a los fachas y a los disidentes, y siendo pequeños traidores, seremos felices.

La Historia de España, ha tenido en este último milenio muchos episodios, con grandes gestas e importantes fracasos y hechos deleznables. Dentro de lo deleznable estarían la expulsión de los judíos y el requisito de la limpieza de sangre, sobre todo por injusto, lo primero y lo segundo, porque se convirtió en una gran hipocresía social, soslayable para algunos y temida por otros, que cuando la Constitución de 1812, finalizó en gran medida, aunque, desde finales del XVII ya estaba superada.

Y pensando en aquellos que renunciaron a su origen, por miedo, por comodidad, por mantener o mejorar su status social, pienso en ellos como pequeños traidores, como aquellos que conspiraban en los pasillos de El Escorial, buscando prebendas, con Antonio Pérez de enlace y urdidor, que cuando Felipe II, les puso en cuarentena, empezaron a hablar de independencia, como aquel Conde de Luna o su hermano, conde de Ribagorza, que fue ajusticiado por matar a su mujer, pequeños traidores al Rey, amañadores, y malos gobernantes, que sin querer, me recuerdan a otros saqueadores de la hacienda pública que sufrimos actualmente. Pequeños traidores que pese a sus cuentas abultadas, no dejan de ser microbios en nuestra historia, a veces parecen un ébola, pero que si se les aísla, son una gripe, nada más.

En 1807, como todo el mundo sabe, nos invadieron los franceses, Napoleón y su ejército, con la ayuda de algunos de nuestros gobernantes, Godoy y el Príncipe Fernando, que ambicionaban más poder y competían entre sí, con la ayuda, por inanidad, del blando Carlos IV. La justificación del engaño de los franceses, parece repetir la traición del Conde Don Julián, y puede ser que fueran así de tontos, pero lo que es seguro es que nos encontramos con las muchas veces repetidas banderías de interesados, que con supuestas diferencias políticas, supuestas reformas por el bien de España, nos dejaron en manos de los enemigos.

El pueblo español y sus tradicionales gobernantes, sin Rey, ni Gobierno, declara la guerra al invasor en 1808, algo tan heroico, que aún hoy, molesta. Porque sin querer, la nación histórica, se convierte en nación política, en nación española. Y sin querer del todo, cierra el pasado. Abriendo el futuro con las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812.

Las Juntas provinciales y locales de defensa, asumen la soberanía nacional. Con el Empecinado, Castaños, García de la Cuesta, Blake, Palafox, y tantos otros, cumpliendo su deber, en guerra abierta con ejércitos regulares, guerrillas y la ayuda de los ingleses, se recupera la independencia.

Pero al terminar la guerra, el Deseado se convirtió en el Rey Felón, queriendo restaurar el Antiguo Régimen, quedando el proceso liberalizador del siglo XIX, que comenzó en esas Cortes de Cádiz, luminosas en muchos aspectos, en una interminable lucha de banderías, con héroes y traidores en todos los bandos. Y me parece que nuestra amada Transición, va a quedar igual, o peor. Lo veremos por la televisión, mientras comemos chips, y hacemos zapping. ¡Qué guay!




miércoles, 28 de enero de 2015

Los Griegos

Así, se titula el libro divulgativo de Asimov, sobre la historia antigua de Grecia, con los supuestos dorios que vinieron del norte a la región del Peloponeso, justificando una tradición cultural occidental y nórdica, tan poco creíble, para poder dar un origen europeo a la Historia, con mayúsculas. Pero, lo de los dorios es un debate de historiadores, que como todo el mundo sabe, no interesa a nadie.

De los griegos, todos (algunos más, otros menos) hemos estudiado a Homero, Hesíodo, Heródoto, Solón, Pericles, Fidias, Praxíteles, Scopas, Lisipo, Tucídides, Pausanias, por supuesto los filósofos Platón y Aristóteles, y tantos otros, después Alejandro y después los romanos. Y ahí se acaba el tema griego para la mayoría. Pero como Historia significa investigación en griego, conviene intentar saber más.

Y resulta, que estos griegos de los que apenas sabemos nada desde hace 2000 años (Demis Roussos, que murió antes de ayer, los cruceros, la mousaka, el yogur y poco más), con su crisis financiera y el nuevo partido gobernante, que parece ser del estilo de Podemos, van a ser la imagen de nuestro futuro. ¡¡Pues no!! Esto es falso.

Pero según los medios de comunicación y las agencias de rating es como si tuvieran de nuevo a la Sibila y su historia reciente fuera el Oráculo de Delfos, y nos tiene que asustar porque es el futuro de España. Y como no me lo creo, pongamos distancia y veamos algunas diferencias:

España tiene 47 millones de habitantes, con un 4-5% de inmigración; Grecia, 11 millones, nada más, de los que más del 10% son extranjeros. El PIB español es de 1,358 billones USD (2013), mientras que el griego es de 318.082 millones de dólares, la cuarta parte. En tamaño, en potencial económico, en actividades, en distribución, no se parecen en nada.

Si vemos su Historia, los griegos son independientes del Imperio Otomano desde principios del siglo XIX, con un control extranjero importante en todo el siglo XIX y con invasiones extranjeras (turcos, alemanes,...) en el siglo XX, una democracia restaurada desde 1975. En Historia, no se parecen en nada tampoco.

Aparte de ese escaso parecido, coincidimos en la importancia del turismo en nuestra economía, en el sol y en las playas. En lo demás, en nada. No veo parecido, querer buscar equivalencias es tan falso como lo de los dorios.

Si dejamos que los medios de comunicación y las agencias de rating, creen la imagen de España, entonces nos pareceremos. Pero como ni nos han intervenido, ni nuestra economía ha colapsado, ni nuestros problemas son los de ellos, ni Podemos es la solución, ni la voluntad de la mayoría de los españoles, ni queremos ser comunistas, como nunca lo hemos sido y mucho menos, nuestro pasado no es el de Grecia, como tampoco es nuestro futuro, lo que tenemos que tener claro es España es diferente, es mejor, mucho mejor. Y solo tenemos que demostrarlo. ¡Medios de comunicación de España! ¡Estimados periodistas y tertulianos! ¡¡A estudiar!! Y a las agencias de rating que les den...

viernes, 24 de octubre de 2014

Una carrera truncada

Pobre Nicolás. Estos días he leído y escuchado, la noticia de la detención de un chico de 20 años que llevaba tiempo haciéndose pasar por un directivo de una compañía o por asesor del Gobierno de España, y que entre tanto, cobraba comisiones presuntamente de empresas que querían resolver algún tema o de inversores que confiaban en él, y sus contactos. Hasta ahí, sólo tenemos un fenómeno de la farsa y un timador precoz.

Andando los días se le atribuyen verdaderos contactos, era demasiado para un farsante solitario. Pero, cuando veo las fotos con Aznar, en la audiencia de Felipe VI en su proclamación en el Palacio Real, en la mesa de conferenciantes con importantes empresarios y políticos, pienso que la presencia de este chico y que dé el pego, es consecuencia del tipo de gente que tenemos en nuestras "élites", engolados capullos, analfabetos soberbios, trepas, amorales, inmorales, algunos muy listos, otros muy inteligentes, y muchos unos mediocres con buenos contactos.

Y me da pena, ¡con lo que podía haber llegado este chico!, cuando hubiera terminado la carrera: presidente de una Caja de Ahorros, Ministro de Economía, de Sanidad o quizá consejero de cualquier gran compañía nacional o internacional o presidente del Gobierno, o del Parlamento Europeo, quizá del FMI o del BCE, como mínimo consultor senior de una agencia de rating financiero, o de una consultoría internacional de grandes negocios, encargado de las firmas dedicadas a los mercados del petróleo, de los diamantes, de las armas, de las medicinas contra el ébola, en fin, el mundo estaba esperándole.

Pero un mal paso, ha interrumpido su meteórica carrera, y no es fácil que llegue más allá de una subsecretaría, o de intermediario de medianas inversiones. ¡Una verdadera pena!, ¡la familia está destrozada! En vez de estar orgullosos del chaval, por sus intervenciones en televisión y radio, en vez de disfrutar de los viajes y casas que habría adquirido gracias a su clarividente capacidad de inversión y ahorro, en vez de poder disfrutar de unas fiestas pagadas con tarjetas black, se ve abochornada y no salen a la calle, para que los vecinos no sonrían en su cara.

Y él, desde su cuarto, llamando a los contactos para preguntar qué ha pasado, para justificarse, pero ya no le cogen el teléfono como antes, si acaso, un mensaje:
eres un machote. Yo estaré ahí siempre, al final la vida es resistir y que alguien te ayude, tampoco hacen falta muchos. Un abrazo y otra vez gracias.Esperemos todo se confirme. Un abrazo y a Luis otro. Mariano.


A veces, en la desesperación, se dice a sí mismo, voy a tirar de la manta, y que caiga quien caiga, pero otras, recuerda las advertencias y se dice a sí mismo, resiste Nicolasín, que tú no eres como los demás, eres un elegido, como Miguel, como Juan, como todos los grandes que hemos llegado a la cúpula del poder, por nuestra valía, al final, volveré a codearme con quien me merezco. Como Rodrigo, como Pepiño, que siempre están arriba, pase lo que pase.

Por último, con una congoja que no me deja hablar, pensando en Isabel y Maite, que pueden entrar en la cárcel esta semana, me pregunto quiénes eran esos tres de los 86 de las tarjetas opacas de Caja Madrid, que no las usaron, qué clase de gente es ésa, que no saben aprovechar las oportunidades que se les brindan, serán unos fracasados, o peor, unos desalmados, que no quieren lo mejor para su familia. Me gustaría conocerlos, identificarlos, para poder ver, qué clase de gente ha llegado a lo más alto con escrúpulos de ciudadano medio, cómo han sido los controles y en qué han fallado, para que haya tres honrados en Bankia. Si alguien puede investigarlo, que lo haga. ¡¡Ánimo Oleguer!!

jueves, 9 de octubre de 2014

Vuelve el Reino del Ocaso

Recordando los últimos meses y sus noticias, lo más grave que ocurre en el mundo es la que hay montada en Oriente Próximo, y lo más triste, los miles de muertos en el centro oeste de África con el virus del Ébola y en ambos casos, la percepción de la mayoría, incluido yo, era de alivio por lo lejos que pensaba que nos quedaban esos problemas, pero era una percepción errónea.

Al descubrir que los miserables asesinos del Estado Islámico, no son todos de una aldea cuasi chabolista de un pueblo perdido en las montañas de Irak, o de Siria, o de Palestina o del Líbano, a los que un imán ha taladrado el cerebro desde niños, dándoles dinero y comida, curando a sus hermanitos, apiadándose de su pobre madre desvalida, dándoles una razón para vivir y morir entre guerras geo-estratégicas, identificando la causa de sus males, sino, que además había chavalitos de por aquí, de Londres, de Madrid,de Melilla, de Nueva York, que se comportan como los más hijosdeputa, que se han criado merendando pavo frío en sandwich, viendo a Doraimon o a Mickey Mouse, tomando huevos kinder, flas, kit kat o cornetos, después del cole, quizá comiendo un bocado del bocadillo de jamón del compañero a escondidas de sus padres musulmanes, practicantes o no.

Y que cuando se han hecho mayores, en vez de estudiar una carrera o fp, han decidido que es mejor matar infieles, que comerse su bocadillo, que es mejor convertirse en un asesino por la guerra santa, maltratar a su mujer y vivir como un terrorista a tener que hacer entrevistas con uno de recursos humanos que te dice que ya te llamará o ser un desheredado en un parque con los amigos del barrio, o en el mejor de los casos, trabajar con papá, mientras mira la televisión como Chavelita 2, se baja de coches de alta gama, hace declaraciones en televisión y su mamá pide cientos de miles de euros para librarse del trullo, como el que pide tabaco a un colega. Viendo eso, Occidente no mola nada. No hay justificación para los hijosdeputa, pero verdaderamente, muchas veces Occidente no mola nada.

Más, si vemos cómo se comporta, con el virus del Ébola, de sospechosa procedencia, como otros que ya hemos sufrido, cuando por hacer un alarde de medios (pudiendo ayudar con no mucho más a los miles que mueren en África) se repatria a moribundos, se les "aisla", y se comunica a los capullos occidentales que no hay peligro, que está todo controlado.

Y estaría controlado, si los capullos occidentales, lo fuéramos algo menos, pero no, con dirigentes de la talla de Ana Mato, tan despistada ella, que no se dio cuenta del coche nuevo, que su marido había cambiado, como un cromo, uno malo por otro bueno, vaya; como la auxiliar que se toca la cara, y se olvidó comunicarlo ese mismo día a los responsables, y que también se olvidó decírselo al médico de urgencias, y que esperó a leerlo en la prensa, para darse cuenta de que le estaban haciendo el vacío, que los sudores fríos no solo los tenía ella, sino todos los que la habían tratado.

Y una ciudadanía ejemplar, preocupada por Excalibur, que no es la espada forjada en Ávalon, que el Rey Arturo sacó de la piedra, donde la había clavado Merlín el mago, harto de los indignos nobles aspirantes a ser rey, ni aquella que le da la Dama del Lago al Rey Arturo, para que lleve la civilización y la cristiandad a su pueblo, ¡¡no!!, nuestra ciudadanía protestona estaba indignada porque iban a sacrificar al perrito de la auxiliar de enfermería despistada, y se manifestaba en Alcorcón para evitar tal injusticia, dispuestos a resistir cualquier acoso de la Policía Nacional, horrorizados ante algo tan grave, y teniendo a los héroes de Tordesillas, todavía en la retina, que soportaban las pedradas estoicamente protegidos por la Guardia Civil, para salvar al toro, mientras los lugareños les increpaban queriendo echarles del pueblo, indignados ante la intromisión de activistas tan sensibles y sensibilizados en sus fiestas patronales.

Pero como ya he dicho, mi percepción era errónea, y la forma que tenía de interpretar lo que estaba viendo en las noticias, era errada, lo más grave de lo que ha pasado estos meses es que Occidente ha perdido el norte y el sur, el oeste y el este. Carecemos de criterio, estamos sentados ante la televisión esperando a que nos cuenten cómo ha caído Roma, y en ese caso, preferiré compartir caldereta con los vecinos de Tordesillas, que quizá fueron algo brutos, pero no melindrosos y luchar junto a un nuevo Don Pelayo, que vivir sumiso o gobernado por tibios, cobardes y traidores.

RECTIFICACIÓN: Según me han dicho, la auxiliar de enfermería sí que llamó para informar de sus síntomas y en tres ocasiones se desestimó activar el protocolo de ébola, por tanto, rectifico lo de despistada y de paso, me alegro de su recuperación, aunque sigo teniendo serias dudas sobre los protocolos.

martes, 22 de julio de 2014

Susto o muerte

¿Qué prefieres susto o muerte? ¿Esta Constitución o una reformada?

Después de ver cómo es el candidato socialista, y que su modelo consiste en conseguir para el resto de España, el modelo andaluz, que ha sido un éxito, y como modelo de dirigente, una mezcla entre Zapatero, Rubalcaba y López. Estoy feliz e ilusionado con el futuro de España.

¿Idea de España? Todo puede ser discutido y discutible.

¿Sistema político? Puede ser república federal, puede ser Monarquía parlamentaria confederal, puede ser un trozo Monarquía parlamentaria y otro república independiente, dependiente de España, es igual.

¿Economía? Socialismo: 40% de paro, inflación al 10%, incremento de la economía sumergida, corrupción a tope, sindicalismo mafioso, oligarquías extremo-trepadoras, intervención estatal en todos los ámbitos, subvencionándolo todo, y a los pobres que les den.

¿Nacionalización sin nación? Esto es lo más, esto además va a triunfar, y volveremos a tener TRANSPORTES?, ELÉCTRICAS?, PETROLERAS?, GAS?, pero nos lo van a devolver con pérdidas, después de haber sacado el máximo rendimiento a nuestra inversión. Privatizada para sacar cash y colocar amigos, y devuelta sin haber invertido en renovar redes, ni mejorado la compettividad, habiendo construido cero infraestructuras a su cargo, ni nada de nada.

La decisión está en nuestras manos. Puede funcionar o no, cualquier cosa, pero es importante que no ponga la palabra "español", si pone español, esos chicos que hemos dejado en manos de los nacionalistas lo aborrecerán sin remedio y los demás avergozados de serlo, ¿Por qué? ¿Por qué español? Si podía ser kazajo, mauritano, cualquier cosa, catalán o vasco, pero soberanista, pero español, vaya maldición Sánchez te tocó.

lunes, 7 de julio de 2014

Sin Estado, sin justicia y sin defensa

Acabo de leer las noticias sobre Cataluña, con gente que prepara un ejército catalán, un servicio secreto, que especulan sobre la guerra de guerrillas frente a España, con la sustitución por la fuerza de las funciones del estado y de la expropiación de su patrimonio, todo esto en un lenguaje difuso, como con la boca llena, supuestamente lógico, supuestamente pacífico, pero no.

Yo no sé si alguien está esperando que se rompa todo para poder campar, pero si nos remitimos a los precedentes, lo más parecido que hay es la independencia de Cuba, y vinimos cantando, pero penas.

Esa independencia llegó, tras 30 años de guerras, entre 1868 y 1898, que empezó cuando se quiso detener a Carlos Manuel de Céspedes del Castillo, pero claro, era tarde, como el día en que vayan a detener a Artur Mas y su asamblea.

Y como no tengo claro voy al diccionario de la RAE y empiezo con Subversión y sí, eso lo hay, es delito, sí también, ¿Cuál? Sedición. ¿Es violento? Y aquí, habría que preguntarse si es violencia, yo creo que sí, como violencia es lo que usa Hacienda para cobrar o el Ayuntamiento con sus multas.

Subvertir, según la Real Academia Española de la Lengua, trastornar, revolver, destruir, especialmente en lo moral.
Delito: Acción u omisión voluntaria o imprudente penada por la ley.
Sedición: Alzamiento colectivo y violento contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión.
Violentar: Aplicar medios violentos a cosas o personas para vencer su resistencia.

Y ante esto, el Código Penal de España, establece que:
Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.
Artículo 544
1. Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo.
2. Fuera de estos casos, se impondrá la pena de cuatro a ocho años de prisión, y la de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de cuatro a ocho años.

¡¡Mariano!! ¡¡Despierta!!

martes, 3 de junio de 2014

Monarquía o República

La noticia de la abdicación del Rey, nos trae un nuevo Rey, Felipe VI, y también nos ha traído, ya desde hace unos años, un debate entre la sociedad española, si Monarquía o República, un debate nada más, porque la Constitución española de 1978 es clara: Título Preliminar, artículo 1.3 (la forma política del Estado español es la Monarquía Parlamentaria) y el Título II (De la Corona), y también es momento de recordarles a los políticos, a los jueces, a los poderes públicos y también a los nacionalistas que conviene que lean un poco la misma, muy interesante.

Y dicho lo obvio, vayamos con el debate, se llama Res Pública a los asuntos públicos y del gobierno de la Nación, por tanto no tiene connotaciones contra la Monarquía, pero en España las palabras acaban siendo contra alguien, y en este caso, se lanzan contra la tradición, contra la Monarquía, y tenemos dos experiencias: la 1ª y la 2ª República, vamos a verlas.

De la I República, la verdad es que nadie se acuerda, cuando se ha estudiado, queda poco, es rollo, rollo, proclamada el 11 de febrero de 1873, cuatro presidentes (Figueras, Pi y Margall, Salmerón y Castelar), en ocho meses donde hubo de todo (cantonalismo, guerras carlistas, independentistas cubanos, golpes de estado, huelgas revolucionarias,…), después un pronunciamiento de Pavía el 3 de enero de 1874, dictadura del General Serrano, y acabó con el pronunciamiento de Martínez Campos el 29 de diciembre de 1874, que dio fin a tan exitosa etapa.

La II República tiene actualmente muchos seguidores, que debido a lo bien, lo mucho y el interés que se dedica al estudio de Historia en España, no sorprende, pero que convendría repasar algunos aspectos de esa otra etapa exitosa de nuestra Historia, breve, violenta, con ciertos problemas de aceptación, escasos seguidores sinceros, ciertos problemas de legitimidad en su formación, pocas vistas a la integración, uno o dos demócratas en total, lo que al final llevó prácticamente a lo mismo que la edición anterior (golpes de estado, independentismo, terrorismo, huelgas revolucionarias, pronunciamientos militares), pero en esta ocasión acabaría con una Guerra Civil, que si bien traía aspectos del siglo anterior (regionalismo, tradicionalismo,…), pero con innovación. Se innovaba con comunismos, fascismos, bombardeos aéreos, tanques,…y más efectividad en llevar españoles de un lado al otro lado.

Así que visto estos dos buenos ejemplos, lo más razonable es ser republicano, ¿o no? Bueno, razonable no es, pero está de moda, como la bandera con ese color morado, rojo y gualda, que pensó en su día Azaña, para acentuar el centralismo y la preponderancia de Castilla en esta 2 edición y no la chapuza federalista del primer capítulo, acordándose del Conde Duque de Olivares que propugnaba una política unificadora, y que consideraba que el autoritarismo era la única posibilidad de salvación para la monarquía, pues era preciso que los demás reinos contribuyesen a las cargas militares que Castilla sola ya no podía sostener, pero el motín de la sal de Vizcaya, la invasión francesa, la secesión catalana y la independencia de Portugal, junto a la conspiración independentista andaluza, no ayudaron.

Y no sé por qué, pero los problemas son siempre parecidos, pero ahí están y los reyes se suceden, y cuando no es así, les buscamos de nuevo. Algo tendrán, para ayudar a la convivencia en España, sus defectos también se suelen repetir, pero como uno se va y otro viene, hablemos bien. Por cierto, no soporto a los tertulianos, siempre dicen lo mismo y el tono es falso. Como sigamos mandando a Europa a los tertulianos que nos gustan y dan caña, nos vamos a tener que quedar con Marhuenda, Elisa Beni, Carmona, y un largo y repetitivo etcétera.

Pero asumido el marrón, tras Felipe IV, vino Carlos II, no más hechizado que Zapatero y sus niñas, y después los Borbones, con Felipe V, que fue el primero y Felipe VI, que cuando sea proclamado será el último, después ya veremos,...quizá Leonor.